Algunas razones por las que pintar en verano

El orgullo de la casa es el jardín y la terraza.
Los cuidamos y mimamos. Cuando no es con plantas es con balancines, columpios, un huerto “casero”… pero es en verano cuando tenemos más tiempo para pintarlos y ponerlos más bonitos todavía 😉.

El cuarto de los más peques.
La ausencia de nuestros hijos por los campamentos (urbanos o fuera de la ciudad), actividades de ocio, etc suponen el momento perfecto para dar un nuevo aire a su habitación.

La casa de veraneo.
Muchos tenemos la suerte de contar con una segunda vivienda, donde pasamos fines de semana, puentes y vacaciones. Recomendamos renovaciones frecuentes hasta conseguir un lugar especial, la casa de nuestros sueños.

Hora de acabar con las humedades.
La primavera es una de las estaciones más lluviosas del año y es probable que nuestro hogar se pueda ver afectado por humedades y goteras. El verano es la mejor época para poner fin a esos problemas y dejar la casa como nueva.

Más luz y tiempo libre
Los días en verano son los más largos del año, así que disponemos de más tiempo para realizar todas aquellas tareas que no hemos podido hacer el resto del curso por falta de tiempo.

La lluvia.
Es enemiga de la ventilación y el tiempo de secado
Tenemos que tener presente el verano a la hora de pintar, es más sencillo abrir las ventanas y ventilar la casa para que el olor de la pintura se vaya y se seque antes.

Conclusiones. ¿Por qué pintar en verano?
– Más tiempo.
– Más luz.
– Mejor humor.
– Más calor.
– Bendito verano, momentos de cambio.